El plano de Madrid no sería el mismo sin algunos de los proyectos de Sáenz de Oíza y por eso el Madrid Design Festival celebra el centenario de su nacimiento con la exposición Sáenz de Oíza. Artes y Oficios, que se puede visitar en el Museo ICO entre el 6 de febrero y el 26 de abril. En ConnectionsbyFinsa queremos poner nuestro granito de arena haciendo un repaso a los mejores proyectos de uno de los arquitectos españoles más influyentes de todos los tiempos.

 

Torres Blancas (Madrid, 1968)

Reconocida como una de las obras maestras de la arquitectura contemporánea en España, es quizá el rascacielos más original de Madrid. El original perfil de esta ciudad jardín vertical no pasa inadvertido para nadie. Sus viviendas de lujo están llenas de elementos decorativos y detalles, como los montacargas para recibir la comida directamente del restaurante que se situaba en la planta 22.

 

Torre de Bilbao (Madrid, 1981)

 Otro de los emblemas del skyline madrileño. Ha sido recientemente restaurada por el equipo de Ruiz Barbarín Arquitectos con un gran respeto por el proyecto original.  Su sofisticada estructura consigue sostener 33 plantas sobre la bóveda de un túnel ferroviario.

 

 Basílica de Aránzazu (Guipúzcoa, 1954)

 Una basílica de arquitectura singular que cuenta con el trabajo escultórico de Jorge Oteiza y Eduardo Chillida. Esta colaboración está en el origen de otras muchas que Sáenz de Oíza mantendría con artistas y artesanos a lo largo de su carrera. Sin duda las protagonistas son las piedras talladas en punta de diamante, como los espinos de Aránzazu.

 

Ciudad Blanca (Alcudia, 1963)

“La arquitectura tiene muchas posibilidades de ayudar al hombre a construir un mundo mejor”, decía Sáenz de Oíza. Aquí, en respuesta al feísmo urbanístico de la España de los 60, crea una topografía artificial en la que cada vivienda nace de la naturaleza, conformando una auténtica ciudad jardín.

 

El Ruedo (Madrid, 1989)

Sáenz de Oíza inició su carrera diseñando vivienda social en Madrid. Sin embargo, el más conocido es este proyecto de los años 80. 346 apartamentos que se cierran a la vecina M-30 con una pared que se curva y abre sobre sí misma y sobre el patio interior.

 

Torre Triana (Sevilla, 1993)

Un ejercicio de arquitectura post-moderna no desentona entre los edificios de la Expo 92 de la Isla de la Cartuja. A pesar de su exterior redondo, inspirado en el Castillo de Sant Angelo de Roma, la estructura interior es cuadrada.

View this post on Instagram

#torretriana #oiza #maestro

A post shared by Alba R. Illanes (@alba.rillanes) on

 

Fundación Museo Jorge Oteiza (Alzuza, 2003)

 Su última obra, considerada como su testamento, fue este museo dedicado a su amigo el escultor Jorge Oteiza. Su estructura responde al propósito inicial de sencillez al servicio de las esculturas que expone en su interior.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies