Hace cien años el arquitecto alemán Walter Gropius decidió fundar una escuela que adaptase el arte a las necesidades de la sociedad. La Bauhaus se extendía a todas las disciplinas del diseño, desde el diseño industrial de muebles y otros objetos en sus talleres de metal, carpintería, cerámica o tejido, hasta el arte pictórico y escultórico y, por supuesto, la arquitectura. Hoy nos damos un paseo por la historia de la arquitectura funcional y alérgica a las florituras surgida de este movimiento artístico que continúa siendo referente internacional.

Arquitectura Bauhaus - Casa Gropius
Casa Gropius, Lincoln, Massachusetts, 1938

Weimar, la cuna de la Bauhaus

El nombre de la escuela surge de la unión de las palabras alemanas para construcción (bau) y casa (haus).Con ese nombre y un arquitecto como fundador resulta difícil de creer que no incluyese estudios de arquitectura en su inicio. Sin embargo, la construcción siempre fue uno de sus ámbitos, como muestra la Haus am Horn (1924), único legado vivo del paso de la escuela por la ciudad de Weimar.

Esta “casa modelo” o “casa experimental” fue construida pensando en satisfacer todas las necesidades del ciudadano de la época y recoge ya los principios arquitectónicos de la Bauhaus: formas racionales, cuadradas o rectangulares, sin artificios, pensada para construirse con pocos medios y empleando materiales novedosos. En su interior contaba con el equipamiento tecnológico más avanzado para la época (calefacción central, lavandería…) y un mobiliario salido de los talleres de la escuela. Este cubo blanco pretendía ser el inicio de una colonia para alojar a maestros y alumnos, que nunca se llegó a continuar debido al traslado de la escuela.

Arquitectura Bauhaus - Haus am Horn
Haus am Horn, Weimar, 1924

Dessau, el esplendor                                                  

En 1925 la escuela se vio obligada a mudarse a Dessau y Gropius decidió aprovechar la oportunidad para crear un edificio que encarnase los principios de la Bauhaus. Se trata de un auténtico Gesamtkunstwerk, una “obra de arte total”, ya que tanto los edificios como lo que contenían estaban diseñados como un conjunto: fue decorado por los alumnos del taller de pintura mural, el taller de metal creó los accesorios de iluminación y las letras de la fachada son diseño de Herbert Bayer.

El complejo estaba formado por diferentes secciones conectadas, cada una dedicada a una función -un ala para los talleres, otra para la enseñanza y otra residencial para los alumnos. Y su forma recuerda a la de un molino o una hélice. Para su realización Gropius empleó nuevos materiales, como el hormigón armado, e innovadores métodos de construcción, como los muros cortina de vidrio.

Arquitectura Bauhaus - escuela Dessau
La escuela de Bauhaus en Dessau encarna todos los principios del movimiento

En las proximidades se encontraban las viviendas de los maestros, entre los que se encontraban Mies van der Rohe, Marcel Breuer, Josef Albers, Laszlo Moholy-Nagy, Paul Klee o Wassily Kandinsky. Destruidas en 1945 por los bombardeos de la II Guerra Mundial, se repiten aquí las formas limpias y cúbicas, los grandes ventanales y la simplicidad, aplicada también al diseño de interiores.

Arquitectura Bauhaus - casas maestros Dessau
Viviendas de los maestros, Dessau, 1925

El archivo más completo de la Bauhaus está en Berlín

Berlín, que acogió los últimos meses de la escuela antes de que el triunfo del nazismo la llevase a desaparecer, fue la ciudad elegida para crear el primer museo dedicado a la Bauhaus, que expone trabajos salidos de sus talleres, maquetas, planos, fotografías… El Bauhaus-Archiv está ubicado en un edificio diseñado por Walter Gropius en el que destaca su distintivo techo de dientes de sierra, diseñado para llevar luz natural indirecta a todo el interior.

Será en 1933, cuando la escuela cierre definitivamente sus puertas, cuando el movimiento de la Bauhaus se extienda por todo el mundo de la mano de sus maestros y alumnos exiliados.

Arquitectura Bauhaus - Bauhaus Archiv
Bauhaus Archiv, Berlin, 1976-1979

Tel Aviv, una ciudad Bauhaus

Huyendo del nacismo llegaron a Israel el arquitecto Hannes Meyer, director de la escuela entre 1928 y 1930, y un numeroso grupo de estudiantes que difundieron su estilo arquitectónico en la ciudad. Los cerca de 4.000 edificios construidos en la década de 1930 hacen de Tel Aviv la ciudad más Bauhaus del mundo, denominada “la ciudad blanca” por el color de las fachadas de estos edificios.

Tel Aviv
Casa de Avraham Soskin, Tel Aviv, 1933. Foto: www.archilovers.com

New Bauhaus: la Bauhaus en América

La New Bauhaus fue un elemento  clave para continuar con el espíritu del movimiento y difundir sus ideas en los Estados Unidos. Fundada por Moholy-Nagy en el año 1938 en Chicago, la escuela fue el germen del afamado Illinois Institute of Design en 1949.

Pero si algo podemos encontrar en Estados Unidos son grandes muestras de la arquitectura Bauhaus. Tres de sus creadores más influyentes recalaron allí: Mies van der Rohe, Walter Gropius y Marcel Breuer. Su arquitectura moderna y funcional triunfaría entre los estadounidenses.

Entre las obras de Mies van der Rohe en los Estados Unidos destacan el Campus del Illinois Institute of Technology de Chicago (1939-1958), donde era director del departamento de arquitectura, y la Casa Farnsworth (1951), una simple estructura de metal sobre pilotis cerrada con vidrio, que parece flotar en el entorno.

Arquitectura Bauhaus - Casa Farnsworth
Casa Farnsworth, Illinois, 1951

Walter Gropius aplicó los principios de la escuela que fundó a la casa familiar que construyó en Lincoln, Massachusetts, en 1938 al convertirse en profesor en Harvard. El diseño del mobiliario corrió a cargo de su discípulo Marcel Breuer, con el que colaboró en otros trabajos como la Casa Alan IW Frank (1940) o la Casa Hagerty (1938).

Breuer pasó a dedicarse plenamente a la arquitectura en Estados Unidos, donde diseñó más de 100 edificios como la Casa Breuer I, en Connecticut (1948) o la actual sede del MET Breuer en Nueva York (1966), un auténtico edificio-escultura.

El único ejemplo de la arquitectura de la Bauhaus en América del Sur se encuentra en Argentina y, desgraciadamente, en estado de abandono. El Parador Ariston (1948) construido en Mar de Plata por Marcel Breuer se levanta en una planta elevada con formas curvas inspiradas en la imagen de un trébol.

Parador Ariston, Breuer, Argentina
Parador Ariston, Mar de Plata, 1948

La Bauhaus en Europa

Sin necesidad de cruzar el charco, el viejo continente también contiene buenos ejemplos de la arquitectura de la Bauhaus por los que dejarnos caer estas vacaciones.

  • España

Uno de los primeros construidos fuera de Alemania fue el Pabellón Barcelona, diseñado para la exposición de 1929 por Mies van der Rohe. El mobiliario del interior también fue diseñado en la escuela, como la icónica silla Barcelona.

  • República Checa

Villa Tugendhat (Mies van der Rohe, 1930), en República Checa, es uno de los grandes iconos de la arquitectura residencial del siglo XX. Se trata de una obra integral, donde además de la estructura en vidrio, acero y hormigón que permite incorporar grandes cristaleras que reemplazan los muros, también se diseñó todo el interior, desde el mobiliario hasta los interruptores.

ARquitectura Bauhaus - Villa Tugendhat
Villa Tugendhat, Brno, 1930
  • Inglaterra

Antes de llegar a Estados Unidos, Marcel Breuer vivió una temporada en Londres, donde diseñó Sea Lane House (1936).

  • Francia

Entre los edificios de arquitectura Bauhaus situados en Francia destacaríamos tres obras de Marcel Breuer: la sede de la UNESCO en París (1951), la sede de IBM de La Gaude (1962) y la estación de esquí de Faline (1969).

Unesco, Breuer, Paris
Edificio de la UNESCO en París. Foto: unmultimedia.org

Las mujeres en la Bauhaus

El papel de las mujeres en la Bauhaus es un punto controvertido. La escuela nació con la filosofía de igualdad entre hombres y mujeres, como había declarado su fundador Walter Gropius («no hay diferencia entre el sexo bello y el fuerte. Igualdad absoluta, pero también deberes absolutamente iguales»). Sin embargo, en la práctica las mujeres eran excluidas de los estudios de arquitectura, escultura o pintura, que el propio Gropius consideraba propias del sexo masculino, mientras las mujeres se veían recluidas al ámbito del diseño textil. Todo porque Gropius pensaba que las mujeres no eran capaces de pensar en tres dimensiones.

Entre las primeras en “rebelarse” estuvieron Marianne Brandt, que pasó al taller de metal donde se convirtió en el ojito derecho de su director Moholy-Haghy, a quien sustituyó en el cargo. También Alma Siedhoff-Buscher, quien dio el salto al taller de carpintería, donde destacó con sus diseños para niños, que se siguen produciendo hoy. Precisamente ella ha inspirado el personaje protagonista de la película  Lotte am Bauhaus, que busca visibilizar el papel de las mujeres en la institución. Con el mismo objetivo la editorial Taschen ha publicado Bauhausmädels. A Tribute to Pioneering Women Artists, un homenaje a estas mujeres pioneras de la modernidad en un mundo de hombres.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies