El constructivismo ruso es un movimiento artístico que triunfó en la Rusia de los años 20 del pasado siglo. La pintura, el diseño gráfico, la fotografía o el cine nos muestran su influencia, pero fue en la arquitectura donde encontró su aplicación más concreta y más revolucionaria.

El movimiento surge del rechazo de los excesos decorativos y ornamentales que consideraba propios del arte burgués. Frente al neoclasicismo y el Art Nouveau imperantes en el resto de Europa ellos van a crear un arte basado en la simplicidad, las líneas puras y las formas geométricas, inspiradas por el cubismo y el futurismo.

El arte al servicio de la revolución

El constructivismo se convirtió en el arte oficial de la Revolución Rusa tras su triunfo y la manifestación estética de la nueva sociedad socialista. Los constructivistas entendían el arte como una herramienta más de la revolución, que podía y debía contribuir a la formación del nuevo orden social y a la difusión de la ideología socialista. Los artistas deseaban cambiar el mundo con sus obras, que consideraban siempre desde una perspectiva utilitarista y funcional, donde la estética está siempre al servicio de la función.

El estilo de diseño estaba influenciado por la revolución industrial que vivió el territorio soviético tras la revolución. Lo vemos en una de las obras clave del constructivismo, el Monumento a la Tercera Internacional de Vladimir Tatlin, que nunca llegó a ser construido, y que combinaba una estética de máquina con componentes dinámicos que celebraban la tecnología, como los reflectores y las pantallas de proyección.

View this post on Instagram

Так мог бы выглядеть Санкт-Петербург, если бы в 1920-е реализовали проект монументального памятника, посвященного III Интернационалу. Это одно из творений Владимира Татлина, которое стало воплощением не только советского, но и мирового авангарда. 16 сентября Александра Санькова, директор @moscowdesignmuseum, прочитает лекцию "Выход из плоскости. Авангард и дизайн 1920-1930". Начало в 17:00. Билеты можно купить на сайте или в кассе, перед мероприятием. #rusimp #moscowdesignmuseum #rusimp_afisha #импрессионизмвавангарде #tatlin

A post shared by Музей русского импрессионизма (@rusimp_museum) on

Ya a finales de los años 20 el Partido Comunista pasó a favorecer la doctrina del realismo socialista, que acabaría imponiéndose y reinando en el arte soviético durante décadas. Sin embargo su influencia, que inspiró a la Bauhaus y a grandes arquitectos, ha llegado hasta nuestros días.

La arquitectura constructivista y la nueva ciudad socialista

La aplicación de los principios del constructivismo a la arquitectura fue la más concreta y la más revolucionaria. El modo de vida socialista implicaba cambios en la vida cotidiana y en el modo de trabajar y la los constructivistas asumieron la labor de diseñar una ciudad nueva para esta nueva sociedad. Su atención se centró en crear las nuevas infraestructuras que debían albergar los servicios comunales de esta nueva sociedad, aplicando los criterios de funcionalidad.

Para ello emplearán materiales “pobres” (hormigón, cristal, metal) y un estilo basado en la simplicidad, las líneas puras y las formas geométricas. Se trataba de dar respuestas sencillas y económicas a los nuevos problemas urbanos, en ocasiones creando nuevas tipologías arquitectónicas. Así surgieron los clubes de trabajadores, centros de ocio para los obreros, o las casas colectivas. Centrales de comunicación, garajes, fábricas o escuelas figuran entre las obras destacadas del movimiento. Todos ellos edificios de carácter utilitario y al servicio del pueblo.

Entre los mejores ejemplos que han llegado hasta nuestros días encontramos la Casa –colmena y el Club de trabajadores de Rusakov (Melnikov, 1929), el Club de trabajadores de Zuev (Golosov, 1929), el edificio de apartamentos Mosselprom (Strukov, 1917); el garaje Intourist (Melnikov, 1933); la Torre de comunicaciones Shábolovka (Shujov, 1922); el dormitorio de estudiantes del Instituto Textil (Nikolaiev, 1930) o la Casa-comuna para el Narkofim (Ginzburg y Milinis, 1930), sin olvidar las más de 140 estructuras constructivistas que se conservan en la ciudad de Ekaterimburgo y los edificios construidos a lo largo de todo el territorio de la URSS.

Tras su caída en desgracia “política” a mediados de los años 30, algunos de los edificios tuvieron que esconder su estructura vanguardista bajo elementos ornamentales. Esto es denominado “constructivismo enriquecido”, frente a sus formas desnudas iniciales.

View this post on Instagram

Один из самых знаковых памятников русского конструктивизма и авангарда – легендарный Дом Моссельпрома на углу Калашного, Нижнего Кисловского и Малого Кисловского переулков. Историческую и культурную ценность представляет как само здание, построенное по проекту архитектора Н. Д. Струкова в 1913 г., так и панно, выполненное художниками А. М. Родченко и В. Ф. Степановой, Еще одним знаковым элементом стал изображенный на доме самый первый советский рекламный слоган «Нигде кроме, как в Моссельпроме», от Владимира Маяковского. В 1923—1925 гг. пятиэтажное здание было надстроено ещё двумя этажами по проекту инженера В. Д. Цветаева и архитектора Д. М. Когана под склады и конторы для Моссельпрома (пищевого треста Московского Совета Народного Хозяйства), который объединял мукомольные, кондитерские и шоколадные фабрики, пивоваренные заводы и табачные предприятия. Знаменитая шестиугольная башня с зубцами была спроектирована в 1925 году профессором ВХУТЕМАСаА. Ф. Лолейтом. В этом же году в здание,которое называли «первым советским небоскрёбом», въехал Моссельпром. В 1930-е годы со стен дома реклама была стёрта, а с 1937 года здание вновь стало жилым домом. А в 90-х в подвале этого дома находились аудитории продюсерского факультета ГИТИСа, где я учился целых пять лет. И теперь всякий раз проходя мимо, я вспоминаю свои веселые студенческие годы в "Доме Моссельпрома". #поволнаммоейпамяти_

A post shared by Александр (@alexandr.zhurzh) on

El constructivismo ruso en diseño gráfico

Formas geométricas puras, linealidad, simetría, repetición, tipografías sencillas de palo seco, dominio de rojo y negro, repetición, fotomontaje… Con estos elementos los constructivistas crearán un estilo en diseño gráfico que huye de todo artificio y que hoy en día seguimos asociando a la Rusia postrevolucionaria. Entre sus funciones, informar de la política del nuevo gobierno a una población en su mayoría analfabeta. Para ello se emplea una de las características principales: la manipulación de la tipografía para dar a cada parte del texto las características (cuerpo, color) que le corresponden a su importancia en el conjunto del mensaje.

Sus figuras centrales fueron Aleksandr Rodchenko, su esposa Varvara Stepanova, El Lissitzky y los hemanos Stenberg. De la agencia de publicidad fundada por Rodchenko junto al poeta Mayakovski salieron más de 150 diseños y piezas publicitarias entre los años 1923 y 1925.

Constructivismo ruso: Fotografía y cine

Rodchenko fue también pionero en el constructivismo fotográfico, que buscaba liberar a la fotografía de las convenciones de la época mostrando los objetos cotidianos desde perspectivas inesperadas, que incluso hacían difícil reconocerlos, y generando grandes contrastes con el uso de la luz.

Muy vinculado a la fotografía, el cine también se convirtió en un campo de experimentación para los constructivistas. Más allá de los intertítulos creados para algunos filmes por artistas como Rodchenko, el estilo de montaje rápido de Sergei Einseistein o Dziga Vertov se consideran constructivistas. El cine-ojo de Vertov buscaba, como la fotografía de Rodchenko, plasmar la “verdad más profunda, de un modo que no puede ser percibida por el ojo”

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies