Los nuevos nómadas digitales pueden trabajar en cualquier parte del mundo, pero es importante contar con un entorno cómodo, funcional y, sobre todo, versátil. Además de un buen equipo informático, hace falta un lugar acogedor, si se opta por un coworking, o un mobiliario adaptable, si se trabaja desde casa.

 

Working mood

Durante el confinamiento de 2020 hemos trabajado en todas las estancias del hogar. Queriendo dar solución a este hecho, la compañía de muebles Ros ha lanzado la línea Working Mood. En ella plantea un catálogo en el que los muebles se adaptan a todos los espacios. El responsable del Área de Diseño y Producto de Ros, Martín Geretto, explica que dieron “soluciones concretas” para cuartos, pasillos y hasta cocinas, considerando también el tamaño de los pisos.

“Los hogares cada vez son más reducidos. Debido a este factor, los objetos se tienen que adaptar y, si es posible, lo más conveniente resulta que cumplan una doble funcionalidad”, añade Geretto. Así, los muebles se “esconden” para que la oficina “desaparezca” de casa cuando termina la jornada laboral. Eficiencia y flexibilidad en dos simples gestos.

Muebles Ros

 

Regus se dedica a alquilar lugares en cualquier parte del mundo que se adaptan a las “necesidades” de los trabajadores, tanto en grupo como de manera individual. Así, con oficinas “luminosas e inspiradoras”, propone espacios comunes o reserva de escritorios propios para crear una “comunidad vibrante” de profesionales “afines”.

La clave para que cualquier persona esté cómoda en estos ambientes, afirman desde la compañía, es que los diseños sean “flexibles” y la capacidad para “ampliar el espacio o cambiar de ubicación”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Regus (@regusglobal)

 

Trabaja entre verde

Ya os comentábamos en este artículo que las plantas son un elemento esencial en cualquier espacio de trabajo. Para dar respuesta a poder combinar vida personal y profesional en un mismo entorno, la compañía Levira apuesta por las jardineras.

Los nómadas digitales parecen hacer caso de la empresa, que afirma que tener plantas de interior “no solo mejora el aspecto de un espacio, sino que también influyen en el estado de ánimo, aumentan la creatividad, reducen el estrés y acaban con los contaminantes del aire, lo que te hace más saludable y feliz”.

La empresa apuesta por “productos ergonómicos con un diseño atractivo” y la muestra del bum del trabajo fuera de la oficina es que en su página web se encuentran agotadas varias mesas, de aspecto ligero y dimensiones reducidas. En confinamiento, vendió hasta 3.000 escritorios en toda Europa de un modelo determinado.

 

La conexión a internet se vuelve imprescindible para un nómada digital, sin duda, pero no podemos olvidar que la mesa, silla o estanterías, así como el entorno de trabajo, son fundamentales para estar satisfechos con el nuevo modelo de vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies