¿Sueñan los profesionales de la arquitectura con casas digitales? Puede ser, porque el futuro de la arquitectura y del interiorismo ya se encuentra en las nubes… digitales. La popularización de los NFTs (Non Fungible Token) ha dejado su huella en nuestro sector, y queremos que conozcas todas las claves en este reportaje.

¿Qué es un NFT?

Comencemos aclarando conceptos. Un NFT consiste en un producto digital transferible no fungible, y esto significa que es único e irremplazable (como lo es una obra de arte) frente a uno fungible (un billete). Es, por tanto, un activo indivisible y escaso, y su valor viene dado por lo que representa. Por poner un ejemplo común, su equivalente físico y palpable serían las fichas de las atracciones de feria que representan entradas.

¿Y cómo comprobamos que representan ese valor determinado, único e irremplazable? Los NFT se registran a través de contratos inteligentes que omiten intermediarios y se certifican a través de blockchain -cadena de bloques-. Esto supone que se trabaja en su acuñación a través de una red descentralizada, exactamente de la misma manera en la que se registran las bitcoins.

La plataforma más conocida para crear estos contratos inteligentes y aplicaciones descentralizadas es Ethereum, donde encontramos la mayor parte de NFTs (aunque no es la única). Este ecosistema tiene su propia moneda (Ether) y estándares de token no fungible para registrar tus propios NFT (ERC-721 y ERC-1155).

Probablemente te estarás preguntando… ¿y qué sentido tiene registrar un producto digital que puedo copiar fácilmente? Pues el mismo que disponer de un Picasso auténtico en tu casa frente a tener una reproducción. Se parecen, pero el valor de unicidad los diferencia.

 

¿Dónde se pueden comprar y vender NFTs?

Los NFTs se vehiculan a través de marketplaces. Allí puede comprar y vender a través de wallets (aplicaciones que permiten almacenar, enviar y recibir criptoactivos, ya que las transacciones se realizan con moneda virtual). Estas carteras digitales conectan marketplace y criptomonedas. Algunos de los marketplaces más populares son:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de MakersPlace (@makersplaceco)

 

¿Dónde puedo crear mis propios NFTs?

Para crear tus propios NFTs solo necesitas ponerte a mintear. El nombre del verbo proviene de la plataforma Mintable, la más usada en la comunidad, y equivale al proceso de acuñar el NFT y aplicarle esas propiedades que le transfieren el carácter único e indivisible. Tan solo tienes que registrarte en la app y completar unos pasos similares a la publicación de un producto en servicios tan conocidos como Amazon o Wallapop.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de OpenSea (@opensea)

 

Usos de NFT: criptovino, tuits, jardines…

En la actualidad los NFTs se emplean en criptoarte, colecciones digitales de distintos artículos (bienes virtuales) o juegos (indumentarias –skins– o elementos decorativos).

En 2021 los NFTs se popularizaron por la venta más elevada en el mercado del criptoarte: Everydays: The First 5.000 Days, un collage compuesto por 5.000 fotos y firmado por el artista Beeple. Fue vendido por 69,3 millones de dólares en la subasta de Christie’s. 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de beeple (@beeple_crap)

 

Todo empezó con… gatitos

Antes del criptoarte y de las subastas, el primer proyecto popularizado de NFTs fue el de CryptoKitties en 2017. Consistía en comprar y vender gatitos animados que se podían coleccionar e intercambiar.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de CryptoKitties (@cryptokitties)

 Un mate de 200.000 dólares

Volviendo al presente, si los 69,3 millones de dólares por criptoarte nos parecen demasiado caros, por 200.000 dólares tenemos este mate del jugador LeBron James. Sí, puedes descargarte el vídeo y reproducirlo, pero el archivo original está cifrado como NFT y pertenece a su comprador:

 ¿Cuánto vale un tuit?

Los NFTs también facilitan, por tanto, la atribución de un contenido digital, y como muestras de este uso tenemos la venta de un tuit del CEO de Twitter por 2,9 millones de dólares o la venta de un artículo de The New York Times.

 Pizza no fungible y criptovino

Dentro de su faceta coleccionable, también existen NFTs vinculados a alimentación, como una gama de criptovino y pizzas no fungibles… porque hay bocados que no queremos que se acaben nunca.

 NFTs y videojuegos

Si hay un sector donde los NFTs resultan algo comúnmente incorporado, este es el del mundo de los videojuegos. ¿Qué podemos encontrar? Desde unas zapatillas Gucci para el mundo de Los Sims hasta indumentarias virtuales para un juego en línea del que un popular youtuber español muestra su skin en este vídeo:

Las posibilidades son infinitas, y es que hasta te puedes llegar a ganar la vida como paisajista del mundo virtual de Minecraft, donde además encontramos uno de los muebles NFT que se han vendido recientemente. Y es que aquí es donde empezamos a atisbar muchas opciones para arquitectura e interiorismo.

 

¿Qué ofrecen los NFTs en arquitectura e interiorismo?

La arquitectura y el interiorismo presentan distintas aplicaciones de NFTs. Desde la posibilidad de registrar propiedades físicas reales a adquirirlas en un entorno digital.

 Terrenos físicos y digitales

En el mundo físico, gobiernos como el de Japón o el de Dubai están implantando la atribución de pertenencia a través de NTFs para unificar el registro de propiedades y disponer de una base de datos abierta.

¿Comprarías una casa en la que no podrías vivir? Dentro del entorno digital ya existen ciudades virtuales e inversores inmobiliarios que apuestan por terrenos y propiedades por cifras de hasta 50 millones de dólares. De hecho, la plataforma Decentraland, la más conocida en bienes raíces virtuales, ha vendido por un millón de dólares tierras digitales.

 Casas y muebles digitales

Sobre esos terrenos y ciudades virtuales se erigen casas digitales. Mars House, ideada por la artista Krista Kim, ha sido la primera de ellas.

Estas casas, a su vez, necesitan muebles NFT como los diseñados por Andrés Reisinger, quien ya ha vendido diez piezas de muebles virtuales por 70.000 dólares.

Seguimos en la escala del interiorismo y podemos encontrar la colección Homesick, consistente en nueve renders 3D NFT hechos por el diseñador Alexis Christodoulou.

 

¿Cuál es el futuro de los NFTs?

A finales de 2021 el mercado de NFT excederá los 1,3 millones de dólares, según Mason Nystrom, analista del portal de criptoinversión Messari. Artistas y marcas, señala, serán impulsores de este criptomercado.

Como hemos señalado, los NFTs posibilitarán la monetización de contenidos digitales. Se podrá tanto verificar noticias como acceder a servicios y experiencias de marca o de fidelización. Tenemos un ejemplo en el programa de recompensas con el que Microsoft celebró la presencia de mujeres en la ciencia.

Este juego ofrecía recompensas NFT en Minecraft, y la prueba marcó un antes y un después en cómo la empresa mejorará su programa de recompensas gracias al uso de NFTs. Sin duda, una gran elección en un mundo que cada vez demanda mayor digitalización de las experiencias tras la pandemia mundial de Covid-19.

Esta necesaria digitalización facilitará que se sigan celebrando eventos virtuales y experiencias figitales, que ya se han demostrado como fórmulas que atraen a la audiencia y resultan más efectivos en coste. Como muestra, este concurso de diseño de moda 3D o esta colección de prendas digitales elaboradas por The Fabricant para I.T.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de The Fabricant (@the_fab_ric_ant)

Problemáticas de los NFTs: contaminación y ciberseguridad

Los NFTs conllevan dos problemáticas principales: la contaminación y la ciberseguridad. En Connections by Finsa ya os habíamos hablado de lo contaminante que resulta nuestra actividad digital. Según la Universidad de Cambridge, las operaciones matemáticas que validan las operaciones en red de NFT consumen 121 terawatios por hora, o lo que es lo mismo, más emisiones nocivas de lo que genera Argentina en un año.

Colectivos de artistas digitales, conscientes del coste energético que supone el criptoarte y de la precarización que sufren mineros del blockchain, promovieron una selección de trabajos en cadena de bloques cuyos fondos destinarán a Open Earth Foundation, con la finalidad de hacer del ecosistema virtual un entorno más sostenible.

En último término, aunque la plataforma Chainalysis determinó que había bajado el número de cibercrímenes en su reporte 2021 Crypto Crime Report, desde la institución hacen un llamamiento a la comprobación de autenticidad de los bienes virtuales que compremos.

Con toda esta información en la mano, ¿te lanzarás al sector de la arquitectura y del interiorismo NFT? Cuéntanos tus impresiones en redes sociales a través del hashtag #ConnectionsByFinsa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies