Los alimentos son una fuente imprescindible de color, incluso podemos usarlos para crear tintes naturales con los que teñir textiles. Te presentamos una selección de productos y el color que se logra con ellos.

Para tonalidades típicas del verano como el amarillo se pueden emplear hojas y tallos de zanahoria.

También se puede optar por las cáscaras de calabaza para los tonos cálidos como amarillo y naranja.

Aunque parezca extraño con el verde de la piel de aguacate se saca un hermoso rosa claro.

Como no podía ser de otra manera con Fresas y cerezas se obtiene una paleta de rojos.

Por último los repollos morados ofrecen unos refrescantes tonos azules y púrpuras.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies