Un paso clave para que todas nuestras casas se conviertan en smarthomes es la difusión de los dispositivos conectados. Y ya sabéis que cuando hablamos de dispositivos hablamos de cualquier elemento susceptible de conectarse, y no sólo de ordenadores y smarphones.

Desde frigoríficos a espejos virtuales, pasando por enchufes o luces, casi todos los objetos de una casa serán susceptibles de ser conectados. Pero más allá de las casas, en las smartcities del futuro los contenedores de basura podrían avisar a los recogedores cuando estén llenos.

Dispositivos conectados

Según Google, vamos a pasar de los 5.000 millones de dispositivos conectados a internet que existen en la actualidad a 25.000 millones en 2020. Si hacéis la cuenta, son 20.000 dispositivos más en tan sólo tres años. ¿Creéis que esta ‘conectividad total’ está cada vez más cerca?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies