Alberto Sánchez y Eduardo Villalón fundaron MUT Design en 2010. En este estudio multidisciplinar, el primero se encarga de la parte creativa, mientras que el segundo se ocupa de la organizativa. Forman un tándem que ha conseguido llegar a lo más alto del diseño internacional y situarse entre los profesionales más influyentes de su generación con sus diseños emocionales que aúnan función y estética con la personalidad de MUT.

Alberto Sánchez y Eduardo Villalón, fundadores de MUT Design, junto a su maqueta para la Das Haus 2020

 

Este año os habéis encargado del diseño de la Das Haus de IMM Cologne. ¿Qué ha significado para vosotros?

Ha sido una oportunidad única y una experiencia inolvidable de la que hemos aprendido muchísimo. Das Haus nació con el propósito de dar a conocer a estudios jóvenes con una cierta proyección. Nosotros nos encontrábamos justo en ese punto. Hace 10 años que nos constituimos como estudio, y que nos propusieran diseñar el Das Haus 2020 ha supuesto un impulso a nuestra trayectoria. El feedback ha sido muy positivo: se ha hablado y se sigue hablando del proyecto en los medios de comunicación y, por supuesto, nos ha permitido contactar con multitud de empresas y profesionales del diseño. Estamos muy satisfechos con el trabajo y con la acogida que ha tenido, y esperamos que siga dando frutos por mucho tiempo.

 

¿Qué queríais contar con “A la fresca”?

A la fresca”, nuestra propuesta para Das Haus 2020, consistía en una actualización de la casa mediterránea. Partiendo de un elemento muy característico de nuestra arquitectura -el patio- y del gusto por la vida al aire libre, creamos una casa conceptual en la que la intención era eliminar la frontera entre interior y exterior. En torno a un patio interior, que funcionaba como eje de la casa, distribuimos cuatro áreas: un espacio para cocinar, una zona de recreo, un área de aseo personal y otra de descanso. Quisimos que el patio, en lugar de ser un espacio común, fuera un espacio privado, de introspección y casi de retiro espiritual. Por eso no se apreciaba desde el exterior. Todo el diseño se replegaba sobre sí mismo en espiral, como una gran caracola. En las cuatro áreas la vida transcurría casi, casi al aire libre: eran interiores pensados para habitar como un exterior. Fue lo que intentamos recalcar y potenciar en nuestro diseño. El proyecto aludía muy claramente a nuestras raíces mediterráneas y a nuestros referentes, pero mirando hacia el futuro a través de un diseño contemporáneo, personal y perdurable en el tiempo.

¿Hacia dónde llevaríais vosotros las tendencias en mobiliario del futuro?

Por nosotros, la tendencia va siempre hacia un mobiliario que contribuya a crear espacios cálidos, amables y que jueguen con esa ambigüedad entre interior y exterior. También marcaríamos una tendencia hacia la sostenibilidad. El cambio climático ha alentado una mayor preocupación por el medio ambiente, lo que nos lleva a la búsqueda de materiales y técnicas que reduzcan nuestro impacto sobre él, que sean respetuosos y reciclables. Nos gusta mucho trabajar con materiales naturales, como la madera, el ratán, la cerámica o el vidrio, porque, de alguna manera, nos reconcilian con el planeta.

 

¿Qué podemos esperar en el futuro de MUT?

Hemos pasado los últimos meses trabajando a tiempo completo en Das Haus porque no era sólo la arquitectura, también diseñamos el mobiliario y la decoración, pero ya estamos abordando nuevos proyectos. El futuro no lo podemos predecir, pero somos muy optimistas y, si hemos llegado hasta aquí, podemos llegar todavía más lejos.

¿Qué significa para dos valencianos la elección de Valencia como Capital Mundial del Diseño 2022?

Hasta no hace mucho, cuando se hablaba de diseño en España, sólo existían dos realidades: Barcelona y Madrid. Poco a poco el abanico se ha ido abriendo a otras ciudades y a muchos pequeños estudios como el nuestro. Ya no todo se reduce a las grandes capitales o a las grandes firmas. Ahora contamos con un panorama más variado y menos polarizado, y la elección de Valencia como Capital Mundial del Diseño 2022 es prueba de ello. Como valencianos nos sentimos muy orgullosos de este fantástico reconocimiento que evidencia que nuestra ciudad se ha posicionado muy rápido en el panorama internacional del diseño. Cuando empezamos en esto, hace diez años, no era así. De hecho, muchísimos diseñadores optaban por emigrar al extranjero. Nuestro estudio fue seguramente uno de los pocos resistentes. Así que nos alegramos mucho de este cambio y de haber aportado nuestro granito de arena, puesto que llevamos 10 años trabajando desde aquí e intentando hacer visible nuestro pequeño punto en el mapa.

 

¿Seríais capaces de decirnos vuestro favorito de entre todos vuestros trabajos?

Todos tienen algo especial para nosotros, pero nos gusta citar dos por su significación y por la proyección que han tenido: el columpio Nautica, para Expormim, con el que ganamos un Red Dot Award y que se ha convertido en un diseño icónico tanto nuestro como de la firma; y los paneles acústicos Beetle, para Sancal, porque son un producto muy innovador, muy original y que incluso adquirió para su colección permanente el Centro Nacional de Artes Plásticas de París.

¿Cuál es vuestro proyecto soñado?

Uno de nuestros proyectos soñados era Das Haus, y ya lo hemos conseguido. Por supuesto quedan cosas por hacer, pero pensamos que poco a poco podremos ir cumpliendo sueños y también que irán surgiendo otros. Siempre hemos querido diseñar un hotel y también estamos trabajando en ello, quizá algo de retail… Los sueños tienden a materializarse cuando uno se esfuerza por perseguirlos y trabaja por ellos, y ganas no nos faltan.

 

Para vosotros, ¿cuál es la clave de un buen diseño de producto?

Que sea funcional, que cubra una necesidad, que conecte con el potencial comprador o usuario y que transmita una emoción, que permita la personalización, que tenga carácter y que perdure en el tiempo y en la memoria.

 

¿Y qué cualidades definen a un buen diseñador?

Es obvio, pero la creatividad, la imaginación, la inquietud son cualidades fundamentales. Luego, como en cualquier profesión, se necesita dedicación, constancia, esfuerzo, ganas de aprender y superarse cada día; capacidad no sólo de aceptar críticas, sino también autocrítica para seguir mejorando. Es algo que se puede aplicar a cualquier aspecto de la vida.

¿Cómo es vuestro proceso de diseño?

Solemos comenzar siempre con un estudio de mercado para detectar tendencias y carencias. No nos obsesionamos tampoco con esto porque intentamos mantenernos un poco alejados de las modas. Posteriormente, realizamos una lluvia de ideas con todo el equipo. Seleccionamos las que nos han parecido más interesantes y a partir de aquí, empezamos a trabajar los primeros bocetos hasta presentar al cliente un proyecto ya definido y ajustado al brief. Una vez se aprueba se puede pasar a desarrollar los prototipos. Siempre nos involucramos en esta parte del proceso porque es cuando la idea por fin se plasma y se convierte en algo tangible. Es como presenciar el nacimiento de algo y resulta apasionante.

 

Idea, diseño, bocetos, prototipado… Si tuvieseis que elegir, ¿con que parte de vuestro trabajo os quedaríais?

Con todas porque todas forman parte de un proceso apasionante. Nuestro trabajo nos encanta porque nos encanta todo lo que conlleva globalmente. Nos gusta mucho la parte del estudio, pero también es muy emocionante cuando el producto empieza a materializarse y acudimos a las fábricas de nuestros clientes para ver cómo va tomando forma.

¿Qué os inspira cada día? ¿La inspiración surge o se trabaja?

La inspiración surge de repente, pero luego hace falta trabajarla. Cualquier cosa puede disparar una idea, pero luego hace falta mucho desarrollo y puede que en el proceso acabe distando mucho de lo que era en un principio.

 

¿Cuáles son vuestros diseñadores de referencia y con qué profesional del diseño os gustaría conectar?

Nos gustan mucho los hermanos Bouroullec, por ejemplo, y como grandes referentes, Alvar Aalto y Mies van der Rohe por citar a los más relevantes. Nos encantaría colaborar con grandes firmas como Vitra o Thonet, pero también con profesionales de otras disciplinas como la moda, la arquitectura o el arte.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies