¿Alguna vez has sentido un hormigueo en la nuca, que se va extendiendo por todo el cuerpo y te provoca una sensación de intenso placer? Entonces te encuentras entre los afortunados que experimentan el ASMR, que se asocia a un estado de relajación y que ayuda a conciliar el sueño. ASMR son las siglas de Autonomous Sensory Meridian Response (en español Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma), el nombre con el que fue bautizado en el año 2010 en un grupo de Facebook. Hasta entonces los que lo sentían pensaban que eran los únicos.

Apple también se apunta al ASMR en su campaña Shoot on iPhone

En realidad, esta respuesta sensorial ha existido siempre ante determinados estímulos como susurros, sonidos repetitivos (pasar las páginas de un libro, teclear en un ordenador, golpear diferentes objetos…), movimientos suaves, el sonido de hacer crujir o arrugar objetos como plástico o papel… Sin embargo, fue la difusión de internet la que dio lugar a la creación de una comunidad de apasionados del fenómeno que crean vídeos o audios con la única finalidad de generar una respuesta ASMR: los ASMRtist

Este anuncio emitido durante la Superbowl 2019 convirtió al ASMR en mainstream

De los ASMRtist al ASMR mal

Parece sencillo pero, como dice FreakyASMR, “dar toquecitos sobre un libro es fácil, ponerle empeño para que los sonidos sean relajantes, no tanto». La imaginación y la originalidad son muy importantes y los buenos ASMRtist buscan sonidos nuevos y crean videos donde todo tiene un orden y un sentido. Lo ideal es escucharlos con auriculares, sobre todo en el caso de las grabaciones binaurales, que se realizan con dos micrófonos y nos trasladan un sonido tridimensional. Su duración es mayor que la mayoría de vídeos que circulan en Youtube, entre 20 y 30 minutos, algo que se explica por la finalidad de muchos de ellos: ayudar a caer en los brazos de Morfeo.

Además, en internet también podemos encontrar videos de ASMR no intencionados, creados con otra finalidad, en los que los espectadores han descubierto capacidades ASMR, como ocurre con los del restaurador de arte Julian Baumgartner.

¿Todo lo que vemos en Youtube bajo la etiqueta ASMR es buen ASMR? Por supuesto que no. Cada persona determina con qué tipo de contenidos obtiene una mejor respuesta, y unos prefieren los susurros mientras otros se quedan con los crujidos. Pero el boom del ASMR también ha llevado a la red vídeos que nada tienen que ver con el fenómeno. ¿De verdad a alguien le gusta ver vídeo de gente masticando o sorbiendo sopa?

ASMR llega al gran público

El fenómeno de los vídeos nació en 2010 con WhisperingLife, que inauguró su canal con un vídeo de una chica susurrando. Pero fue hace tres años cuando el fenómeno se expandió entre los usuarios de internet. Entre 2016 y 2018 se duplicaron las búsquedas, y actualmente Spotify cuenta con más de 61.000 oyentes mensuales de contenido ASMR y listas de reproducción que superan los 100.000 seguidores. En Youtube encontramos videos que están por encima del millón de reproducciones y canales con cientos de miles de suscriptores.

El fenómeno se ha expandido tanto que ha llegado a las marcas. Ikea, Dove Chocolate o KFC son algunas de las que han realizado campañas de marketing online basadas en vídeos ASMR. Algunas incluso se han atrevido a saltar con sus campañas fuera de la red, como la cerveza Michelob Ultra, que preparó un anuncio con Zoe Kravitz para emitir en el descanso de la Superbowl de 2019.

Instagram y el ASMR visual

En el ASMR la imagen es normalmente un elemento secundario que cede el protagonismo al sonido. Pero Instagram se resistía a quedarse fuera de este fenómeno, así que ha creado su propio ASMR. Ahora mismo podemos encontrar casi 8 millones de publicaciones etiquetadas con el hashtag #asmr: breves clips de carácter visual, pero siguiendo las mismas premisas de búsqueda de placer. Vídeos manipulando slime con purpurina, arena de colores, espumas, o cortando jabones están entre los hits. Cuidado, ¡son hipnóticos!

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Slime Obsidian (@slimeobsidian)

ASMR y su influencia en el diseño

El ASMR puede ser una fuente más de inspiración a la hora de diseñar un espacio. La clave está en buscar favorecer la relajación y las sensaciones agradables. Por ejemplo, con el empleo de materiales que nos permiten experimentar diferentes sensaciones a través del tacto: la suavidad de los textiles, la rugosidad de la madera o los materiales texturizados, combinados en revestimientos y mobiliario, permiten estimular el ASMR sin recurrir a internet.

También podemos recurrir a elementos decorativos como los conocidos jardines zen en miniatura o jarrones llenos de pequeñas piedras o, para grandes presupuestos, la incorporación de fuentes o circuitos acuáticos para integrar el sonido característico de la circulación del agua a nuestro entorno, un sonido claramente ASMR. Porque la decoración no sólo es un elemento más a la hora de elaborar videos ASMR. Si no nos creéis, buscad en Youtube ASMR con decoración de Navidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies